revistaquilombo - fecundacion in vitro

revistaquilombo - fecundacion in vitro

Los pasos que dan la ciencia pueden llegar a verse incluso como ficción a ratos, logrando hacer cosas que en el pasado veíamos como si fueran imposibles, y hoy en día, la fecundación in vitro supone una alternativa para las madres del mundo.

¿Qué es?

La fecundación in vitro (o IVF por su traducción al inglés) es un proceso o técnica médica que consiste en la fecundación de los ovocitos por parte de los espermatozoides, teniendo lugar fuera del cuerpo de la madre, sin necesidad de coito (relaciones sexuales). Esto se realiza como un método alternativo de asistencia fecundativa cuando otros métodos de concepción tradicionales fallan.

Luego de fecundado el óvulo, pasa a ser insertado en el útero de la madre (o en algunos casos, otra mujer), para luego anidar y comenzar con el proceso de embarazo. In vitro quiere decir dentro del cristal.

Este proceso ha sido usado alrededor del mundo por diversos motivos paternales: mujeres que quieren un hijo con semen de algún donante, parejas que han agotado sus recursos de fertilización, o, en esta misma línea, usar a una madre de alquiler (una mujer que preste su útero para albergar al hijo hasta el momento de su concepción, usando el ADN de los padres), etc.

Proceso

Antes que nada, se debe analizar la muestra de semen que se usará en el proceso para ver su compatibilidad. Una vez confirmado, se empiezan a estimular los ovarios de diversas formas para que produzcan folículos.

Luego se controla que la cantidad y tamaño de estos estén en orden, tras esto, se extraen los óvulos y con una aguja microscópica (inyección intracitoplásmica) se procede a insertar el semen dentro de los mismos. Se ha de esperar de uno a dos días hasta que el óvulo fecundado obtenga su estado de pre-embrión. Estos, seleccionados, son insertados de nuevo en el útero, para iniciar el embarazo formal.

(los embriones no seleccionados son conservados en bancos de embriones)

El coste de este proceso en Europa puede oscilar en más de 4.000 euros, e incluye todos los tratamientos y comodidades para el proceso, desde el inicio de la firma del contrato hasta la salida del hospital con el hijo.

La tasa de éxito de este proceso puede ascender a más del 50% cuando la paciente es menor o igual a los 37 años, en casos posteriores, a los 40 años, la tasa de éxito empieza a disminuir considerablemente; si es menor a 34 años, el proceso es más propenso a materializarse.

Hay muchas cosas a considerar al momento de optar por la fecundación in vitro, pues se ha demostrado que puede tener muchos riesgos tanto para la madre como para el infante.

Hay quienes alegan que los bebés pueden nacer con ligeros atrasos, o en todo caso, que haya una probabilidad de embarazos múltiples con riesgo de aborto, pero esto en su mayoría depende de los genes de los padres y de la entidad que está realizando la operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *